Cómo la pandemia ha cambiado el trabajo sexual, para bien y para mal


COVID-19 ha cambiado casi todas las industrias, y el trabajo sexual no es diferente. En los últimos dos años, la forma en que operan las trabajadoras sexuales y dónde los clientes pueden acceder al sexo o al contenido sexual ha cambiado drásticamente.

Por un lado, allanó el camino para el trabajo sexual en línea, especialmente las plataformas de suscripción como OnlyFans. Por otro lado, ha sido muy difícil para las trabajadoras sexuales que operan en persona ganar dinero, y la pandemia ha aumentado sus riesgos de seguridad.

Aquí hay más información sobre cómo la industria se ha visto afectada por la pandemia, cómo las trabajadoras sexuales pueden continuar operando y cómo las personas pueden apoyar a las trabajadoras sexuales en este momento difícil.

Transición a lo digital

Antes de la pandemia, el trabajo sexual virtual comenzaba a ser cada vez más común. Pero una vez que comenzaron a ocurrir los bloqueos, la tendencia explotó.

La demanda de trabajo sexual en línea ha aumentado. A principios de 2020, había 20 millones de personas registradas para pagar contenido en OnlyFans. Para noviembre de 2020, el sitio tenía 120 millones de usuarios. Los ingresos de la empresa crecieron un 553 % durante ese año y los usuarios gastaron 1700 millones de libras esterlinas (2360 millones de dólares) en el sitio.

Uno de los beneficios de que el trabajo sexual se mueva en línea es la accesibilidad. Es mucho más probable que muchos clientes paguen por el servicio de suscripción de una modelo que busquen una trabajadora sexual en persona. Eso significa que más personas pagan por su contenido sexual en lugar de transmitirlo desde sitios que roban clips de modelos.

OnlyFans informó un aumento del 75 % en las nuevas suscripciones de modelos a principios de abril de 2020, justo cuando muchas personas perdían sus trabajos. La industria explotó en una gran cantidad de sitios web basados ​​en el sexo, lo que hace que sea aún más atractivo para las nuevas trabajadoras sexuales registrarse.

Las trabajadoras sexuales que se unieron a estos sitios durante la pandemia están entusiasmadas con la cantidad de dinero que pueden ganar. Algunas modelos pueden generar cientos de miles de dólares al año simplemente publicando fotos lascivas o desnudas o pasando tiempo en una cámara web. Esta es una nueva y emocionante oportunidad para que los nuevos trabajadores prueben la industria y exploren.

Trabajar en línea como trabajador sexual es mucho más seguro que operar un negocio IRL. Si bien todavía existen riesgos, como ser engañados o acosados, los modelos están mucho más seguros detrás de una pantalla que en la calle. En general, ser una trabajadora sexual se ha convertido en un negocio mucho más lucrativo que nunca.

Algunas modelos que se incluyen en el aumento ya trabajaban como trabajadoras sexuales presenciales antes de la pandemia. Fueron conducidos en línea debido a las dificultades para realizar sus trabajos, mientras que el riesgo de contraer COVID-19 era alto. Desafortunadamente, no todos pueden hacer esta transición.

Muchas modelos que ya trabajaban en línea pasan más tiempo que nunca en sus plataformas. Durante un mes de 2020, los investigadores encontraron un aumento del 22 % en las horas de transmisión de modelos en un popular sitio web de cámaras. Para algunas trabajadoras sexuales, esto se debe a que ven un aumento en la demanda de los clientes y quieren ganar más dinero. Para otros, están lidiando con una mayor competencia y están viendo disminuir su audiencia.

Recomendado  ¿Qué es el control del orgasmo?

En general, es una gran señal ver a tantas trabajadoras sexuales sentirse empoderadas al iniciar sus propios negocios en línea. Sin embargo, algunas personas se están quedando atrás en la nueva industria digital.

Migrar en línea no es fácil

Si alguien era una trabajadora sexual en persona al comienzo de la pandemia, puede parecer obvio que se dedicara al trabajo sexual en línea. Dado que la industria está en auge, es el mejor momento, ¿verdad? 

Desafortunadamente, no es tan fácil como parece, y existen muchas barreras que impiden que las trabajadoras sexuales de la vida real accedan a este pedazo del pastel.

Primero, estos modelos necesitan acceso a una conexión a Internet. Estos servicios no son baratos y no son accesibles para todos. También necesitará algunos equipos para comenzar, como una cámara web y una computadora confiable.

Estos no son los únicos gastos asociados con ser una trabajadora sexual en línea. Si no quieres estar totalmente desnuda, necesitarás muchos sostenes, ropa interior y trajes de baño para cambiar tu apariencia. ¡No puedes lucir igual en todas tus fotos! Los modelos también suelen necesitar maquillaje, accesorios e iluminación para lograr excelentes fotos o videos.

Quizás el obstáculo más difícil de superar para las posibles trabajadoras sexuales en línea es la necesidad de un lugar dedicado para grabar contenido. Si tienes un dormitorio grande, es posible que puedas dedicar parte de él a tu estudio, pero muchas trabajadoras sexuales usan una habitación adicional para hacer videos o tomar fotos. Alguien que tiene bajos ingresos rara vez tiene tanto espacio para dedicarse a su oficio, y eso sin contar a las personas sin hogar.

Además, es muy difícil empezar a trabajar como trabajadora sexual en línea si no tienes presencia en las redes sociales. Necesita tener un lugar para promocionarse o no encontrará suscriptores, espectadores o compradores. Establecer una presencia en línea con muchos seguidores puede llevar meses o incluso años, por lo que comenzar un negocio de trabajo sexual en línea no es una tarea fácil. Además, incluso una vez que tienes las cuentas, necesitas saber cómo operarlas de la mejor manera para encontrar nuevos clientes, y eso es difícil.

Cuando inicia un nuevo negocio, sabe que sus ingresos pueden tardar un tiempo en volver al nivel que tenía anteriormente. Algunas personas pueden recibir el golpe y echar mano de sus ahorros para hacer posible su esfuerzo. Sin embargo, algunas trabajadoras sexuales simplemente no pueden permitirse una reducción de sus ingresos mientras invierten en su nuevo negocio en línea.

El trabajo sexual en línea es una parte revolucionaria de la industria, y ha hecho un gran trabajo al normalizar el trabajo sexual para la población en general. Sin embargo, debemos recordar que muchas trabajadoras sexuales no tienen acceso y necesitan continuar trabajando en persona, incluso durante los riesgos para la salud de la pandemia.

Riesgos para las trabajadoras sexuales

Algunas trabajadoras sexuales continuaron trabajando en persona durante las peores partes de la pandemia, incluso cuando los burdeles y los clubes de striptease cerraron. Si tienen clientes existentes, deben conservarlos, especialmente si insisten en reunirse.

Los expertos han descubierto que algunos de los riesgos para las trabajadoras sexuales en persona durante la pandemia incluyen:

  • Infección por COVID-19 durante el contacto sexual íntimo
  • Inseguridad alimentaria, inestabilidad de la vivienda y falta de vivienda debido a la pérdida de ingresos
  • Pérdida de ingresos debido a la falta de elegibilidad para los programas de ayuda del gobierno
  • Disminución del acceso a los servicios de salud física y mental debido a la reducción de los servicios y al temor al maltrato
  • Mayor riesgo de violencia al ver a clientes en espacios no supervisados ​​como hoteles debido a la necesidad financiera, la inestabilidad de la vivienda y el cierre de lugares de trabajo sexual.
  • Mayores riesgos para la salud por participar en prácticas sexuales que de otro modo serían rechazadas (como el sexo sin condones) debido a la necesidad financiera
Recomendado  Nueve películas apasionantes de Netflix para tu placer de transmisión

Estos riesgos a menudo se cruzan con el sexismo, el racismo, la transfobia, el clasismo y otras formas de opresión. Las trabajadoras sexuales más vulnerables son las que más están sufriendo durante la COVID-19.

Cómo apoyar a las trabajadoras sexuales durante la pandemia

La pandemia aún no ha terminado y las trabajadoras sexuales aún necesitan apoyo. Aquí hay algunas formas de mejorar la vida de las trabajadoras sexuales, tanto en línea como en persona.

La gran mayoría de la gente ve porno. En un estudio, el 73 % de las mujeres y el 98 % de los hombres informaron haber usado pornografía en Internet en los últimos seis meses, para un total del 85 % de todos los participantes. Cuando se les preguntó sobre el consumo de pornografía en la última semana, el 80 % de los hombres y el 26 % de las mujeres dijeron que la habían visto.

Todos sabemos que es bastante fácil encontrar porno gratis en Internet. Sin embargo, muy poco se obtiene éticamente, ya que sitios como PornHub y RedTube regularmente roban y vuelven a publicar clips de modelos que nunca dieron su consentimiento. Torrenting también está robando el contenido de los creadores vulnerables.

¡Es hora de pagar por tu porno! Puede ver una cámara web o suscribirse a algunas cuentas de OnlyFans por un precio bastante bajo, y también obtendrá más contenido de calidad que puede adaptar específicamente a sus intereses.

Ya sea que conozca a una trabajadora sexual en persona o la vea en Internet, siempre es bueno darle propina. Puede ser difícil para las trabajadoras sexuales llegar a fin de mes, y cuando tengas los fondos, deberías dárselos a tu trabajadora sexual que te está prestando un servicio.

Si va a conocer a una trabajadora sexual en persona, siempre debe estar preparado para usar la protección adecuada. En muchos casos, esto significa usar condones o protectores dentales. Durante la pandemia, también significa tomar precauciones para reducir la propagación del virus.

En última instancia, escuche los límites de la trabajadora sexual. Es posible que quieran que uses una máscara, te laves las manos o evites los besos y el sexo oral. Respete su necesidad de seguridad.

Los siguientes puntos son cosas que puede hacer ya sea que use servicios de trabajo sexual o no. Existe un gran estigma en torno a las trabajadoras sexuales y es importante disipar este sesgo siempre que sea posible. Puede informar a las personas sobre los términos correctos que deben usar (como trabajadora sexual en lugar de prostituta) y evitar que sus amigos conviertan a las trabajadoras sexuales en el blanco de la broma. También puede desmantelar sus propios conceptos erróneos sobre las trabajadoras sexuales siguiéndolas en las redes sociales, leyendo literatura y haciendo su propia investigación.

Recomendado  Las 10 partes más sexys del cuerpo masculino, clasificadas

La mayoría de los gobiernos federales no han brindado ayuda a las trabajadoras sexuales durante el COVID-19. Por esta razón, muchas organizaciones han establecido fondos de ayuda para trabajadoras sexuales que darán dinero a quienes lo necesiten.

La Red Global para Proyectos de Trabajo Sexual ha hecho una lista de programas de ayuda para trabajadores sexuales divididos por país. Algunos países como Estados Unidos tienen una selección bastante larga para que pueda elegir el fondo que más le convenga.

La despenalización del trabajo sexual se considera la mejor opción para la mayoría de las personas en la industria. Puede hablar con sus representantes locales o trabajar en su comunidad local para mantener seguras a las trabajadoras sexuales. Cuando vea información sobre la despenalización en las redes sociales, puede compartirla con su audiencia.

Consejos para trabajadoras sexuales durante la pandemia

Este es un momento difícil para ser una trabajadora sexual. Ya sea que trabaje en persona o en línea, aquí hay algunas formas en que puede proteger su seguridad física y su salud mental.

Las trabajadoras sexuales en persona pueden beneficiarse al comunicarse con sus clientes habituales durante este tiempo. Si no se siente cómodo reuniéndose con ellos en persona, es posible que pueda negociar otro arreglo. Los clientes pueden estar interesados ​​en pagar desnudos, textos explícitos o sesiones de sexo telefónico. Además, si necesita reunirse en persona, es mejor ver a personas que ya conoce y en las que confía que tendrán en cuenta su seguridad.

Todo el mundo tiene sus propios límites en lo que respecta al trabajo sexual, y es probable que hayan aumentado durante la pandemia. Antes de aceptar reunirse con alguien en persona, infórmele las reglas del encuentro. Debe asegurarse de que su cliente priorice su seguridad para no enfermarse.

Es más importante que nunca practicar sexo seguro. Algunos consejos para mantenerse a salvo del virus incluyen: 

  • Evitar el sexo que involucra saliva, incluidos los besos.
  • Lavarse las manos y la cara con agua jabonosa antes y después del sexo.
  • Ducharse antes y después del sexo
  • Tener relaciones sexuales que reducen el contacto corporal (masturbación mutua o BDSM a distancia)
  • Usar un condón o usar un dique dental
  • No compartir juguetes sexuales
  • Tenga cuidado con el desinfectante de manos (¡no lo use en sus genitales!)

Además, definitivamente ayuda a limitar la cantidad de clientes que ve en persona. Algunas trabajadoras sexuales podrían ganar algo de dinero haciendo trabajo sexual en línea mientras continúan haciendo algún trabajo en la vida real.

Las trabajadoras sexuales en línea pueden sentir presión para crear contenido constantemente. Siempre parece que necesitas tomar otra foto, hacer otro video o pasar otra hora grabando. Sin embargo, debe hacer lo que sea mejor para su salud mental, lo que a menudo puede significar dar un paso atrás y tomar un descanso. Esto evitará que te quemes.

El trabajo sexual en línea ha aumentado durante la pandemia, lo que ha provocado una avalancha de nuevos clientes. Es una gran oportunidad para que la industria se generalice y elimine el estigma. Sin embargo, muchas trabajadoras sexuales que operan en persona quedan fuera de la ecuación. Ya sea que sea una trabajadora sexual o un cliente, deberá trabajar para adaptarse a este mundo cambiante y trabajar para construir una industria mejor en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *